El equipo promotor parte de los siguientes principios morales:

  1. toda persona debería tener la oportunidad y la capacidad de vivir una vida digna y plena mediante el uso de su propio idioma materno;
  2. el aprendizaje de un segundo idioma debería ser un aspecto de voluntad y placer, de tal modo que nadie debería verse obligado a utilizar un idioma que no es el suyo;
  3. para las situaciones en las que se desea establecer comunicaciones entre hablantes de diferentes lenguas, utilícese un idioma neutral, fácil de aprender y mediante el que nadie cuente con ventaja sobre nadie.

Esta actividad no se organiza "en contra del inglés", sino "a favor de los idiomas como vehículos de comunicación justa". Quien desee aprender inglés para disfrutar de una representación teatral en Chicago, estudiar en el idioma original la vida de la familia real inglesa o viajar por Nueva Zelanda, está utilizando un idioma desde una posición de voluntad y placer. Le costará años, dinero y esfuerzo. Pero habrá tomado una decisión autónoma y no impuesta. En contra de este uso digno, se ha construido un discurso y unas decisiones institucionales que apoyan el inglés como herramienta obligada de uso. Este curso pretende trabajar en otro frente: disfrutar un idioma mucho más fácil y barato de aprender, que permite a muchas personas ser bilingües en la etapa adulta y que es de todo el mundo porque no pertenece a nadie en concreto.

¿El esperanto sustituirá al inglés como idioma internacional? No haremos previsiones. Por lo general, las previsiones terminan errando. Lo que sí hacemos es practicar coherencia y disfrutarla. Hay quienes esperan detrás de una barrera para ver qué es lo que ocurre y procurar adaptarse a ello, sin preguntarse si eso es lo que desean que ocurra. Otras personas saltan la barrera y deciden provocar los acontecimientos y construir futuros imprevistos. Ahí se inscribe totalmente esta actividad: es promocionada desde esa actitud y es consciente de que solo las personas con esa actitud decidirán apuntarse al curso, disfrutar el aprendizaje, aprovechar las oportunidades que se abren y aportar su grano de arena en la construcción de un mundo más justo y digno de ser vivido.